Con este otoño tan caluroso aún apetecen sesiones de terracitas, buenas vistas, vermut fresquito y domingos al sol. Con este plan en mente nos plantamos en Martínez, que nos recomendó Josep Mª Sanclimens de 5 a Taula.

Al llegar nos cautivaron las vistas al puerto de Barcelona, la puesta en escena también ayudó al flechazo… el ambiente te permitía sentirte como en un chiringito de Malibú: sombrillas de colores llamativos, mesas de madera, sillas de mimbre, camisas floreadas y cubos llenos de hielo picado!

Martinez

Martinez-2

Ojeamos la carta, no muy extensa pero cuidada.  Nosotros nos decidimos por el menú cerrado de 40€, cerrado sí aunque las únicas opciones a decidir… fueron tarea difícil. Primer dilema: ¿Vermut Elixir Martínez made by Casa Mariol o Cervezita Moritz? Acompañamos la decisión de un ricas olivillas.

Martinez-3

Continuamos con una tapita clásica ensaladilla rusa, una croqueta de Jamón de Guijuelo (muy melosa y bien frita) y cazuelita de mejillones de roca con cítricos. Para nosotras, la última tapa la mejor de la selección.

Con el plato principal, volvimos a tener dudas: a escoger 5 tipos de arroces o caldereta de bogavante y rape. Pedimos 3 tipos: el Señorito (Clásico, con todo peladito para evitar el uso de dedos y toallitas de limón tras acabarse el arroz), el Cañete (negro, con chipirones y corazones de alcachofas) y el Martínez (típico valenciano con carne y verduritas). Realmente, difícil darle premio ganador a uno. A los 3 les acompañaron un Afortunado (Vino blanco Verdejo que siempre sale bien entre amigos) y un Merlot de Casa Mariol. Acabamos nuestro menú con yogurt helado y topping de fruta fresca.

Martinez-1

Realmente disfrutamos de una comida muy agradable. Se ha de reconocer que el clima tuvo un protagonismo importante en esta obra, pero Martínez supo ambientar la escena de maravilla y servirnos un festín con el que acabamos la semana con muy buen sabor de boca!

Anuncios