Etiquetas

,

Hoy añadimos una sorpresa dentro de nuestra cesta de recetas!

Inauguramos El rincón del Maestro pizzero!!

Para crear este espacio contaremos con la colaboración de Alex, quién siempre nos prepara unas originales pizzas caseras con productos frescos y de calidad.

Anímate a gourmetizar con nosotros la clásica pizza!

Alex asegura que el secreto está en la masa y en el tomate… como dicen los italianos, comprueba el nivel de una pizzería catando la pizza margarita! Si es buena, continúa leyendo el resto de su carta!

En el taller de hoy nos ha enseñado a preparar la base para todas sus creaciones: la masa.

Ingredientes para una pizza grande:

  • 250 g de harina de fuerza (Es la mejor para hacer pan, en caso de no contar con ella podéis sustituirla por harina blanca común)
  • 5 g de sal
  • 170 ml de agua
  • 8 g de levadura fresca (Ahora ya empezamos a encontrarla en muchos supermercados, por ejemplo en Caprabo, Mercadona o Carrefour. La tienen en la sección de refrigerados)
  • 25 ml de aceite de oliva

Primero precalentamos el horno a 250 grados. Dentro de un bol (mejor metálico o de cristal) frotamos la levadura con la harina con la yema de los dedos hasta que la levadura se camufle entre la harina. A continuación añadimos la sal y el agua, y vamos mezclando todos los ingredientes durante 2-3 minutos hasta que empiece a formarse la masa. Puedes ayudarte con una rascleta de silicona.

Levantamos la masa y la llevamos sobre la superficie de trabajo. La vamos trabajando con los dedos por debajo de la masa y los pulgares por encima, la llevamos hacia arriba y la dejamos caer sobre la superficie de trabajo. Lo vamos repitiendo varias veces hasta que la masa ya tenga una consistencia más fácil de trabajar.

Importante: no pierdas la paciencia ni pienses que has hecho algo mal, la masa estará pegada entre tus dedos en plan chicle …. conseguir la bonita bola de masa se hace esperar. Es un error espolvorear con harina la superfície de trabajo o tus manos para evitar que se pegue. Esto endurecería la masa y acabaríamos con un pan duro y espeso.

Enharinamos un poco la superficie de trabajo y formamos una bola con la masa. Llega  el momento de añadirle el aceite de oliva, haz un pequeño volcán con la masa y pon el aceite. Ahora la maniobra de nuestras manos consiste en llevar los extremos de la bola hacia el centro presionándolos, como si la doblaras. Lo repetimos varias veces, este paso se hace para que entre aire en la masa y sea más esponjosa.

Ponemos la masa en el bol, lo tapamos con un paño de cocina y la dejamos reposar una hora. Es importante colocarlo en un lugar sin corrientes de aire. Transcurrido este tiempo la masa habrá doblado su volumen.

Si quieres conseguir una masa de pelicula, déjala reposar toda la noche dentro de la nevera.

Os esperamos mañana para hacer nuestra primera pizza juntos!!!

Anuncios